FR EN DE ES PT IT
Ankama-Profil

Ankama-Profil von ReyDofu

Kontaktieren Freundschaftsanfrage stellen
Angemeldet seit dem 29.11.2013

Präsentation

Hace años plante cara a los Doce que descansan en el panteón de los Dioses, comandaba el batallón 325 de los guerreros lunáticos, era un batallón temido por los inmortales, entre una inmensa muchedumbre desafiamos a los Dioses para exigirles un derecho que nos corresponde… “!ENTRE EL PANTEON DE LOS DIOSES MERECEMOS UN REPRESENTANTE!”
gritaban los pelotones que entregaban su vida sin reproche.

Ese dia, las cosas iban a darse de forma merecida, después de incontables siglos de lucha la conclusión de esta por fin llegaría, los Zobal heredarían un representare que  velara por sus intereses como a las demás clases, “por fin dejaríamos de vivir entre montañas” aquella responsabilidad había caído directamente en mi persona por ser el general de mayor rango entre el pueblo Zobal, así fue que me dirigí hacia el panteón de los Doce para pactar al nuevo representante, naturalmente ese representante no seria yo pues existía una regla que prohibía a los Zobal involucrados en la lucha auto-nombrarse representantes inmortales en caso de que el momento llegase, con ello mis antepasados aseguraron sabiamente una lucha desinteresada y libre de traiciones en la que participarían guerreros hambrientos de dignidad y no de poder.

Cuando al fin me presente al panteon en frente de los doce, observe que algo no iba acorde a lo que esperaba, puesto que solo habían once de los doce dioses, ¿quien faltaban en esta orquesta? al notar que quien faltaba en aquel plebiscito era nada mas y nada menos que Sram sentí derramar en mi piel el sudor de la preocupación, ese dios del engaño era capaz de todo, así que de inmediato sentencie en posponer la reunión de los doce pero cuando yo procedía a retirarme aquellos muy astutamente sometieron un referéndum y votaron respecto de si era importante o no la presencia de Sram en el concilio de los Doce, el voto dio por negativo y por consiguiente la reunión contenía toda la validez que se requería para la negociación de un nuevo representante, el único voto positivo del encuentro fue mío.

La discusión respecto al representante se desarrollo en una suerte de debates burocráticos y de forma que no debatían la cuestión de fondo, los derechos Zobal seguían sin protegerse, al saber de la ausencia de Sram y de la negativa de posponer el debate para después, supe que debía de actuar inmediatamente, había que darle celeridad al proceso y pactar el fondo del asunto lo mas pronto posible, !ERA NECESARIO UN REPRESENTATE ZOBAL! Fue en el momento en el que exponía nuestros intereses Zobal a los doce cuando uno de los divinos mensajeros se acerco con una muñeca  al centro del debate para mostrar lo que a mis ojos parecía inconcebible.

Rodamyt junto a los Tymadores habían declarado la guerra a la tribu Zobal, al parecer aquellos buitres conocían perfectamente el estado de agotamiento de la tribu Zobal puesto que atacaron en el momento mas oportuno, cuando lo guerreros yacían agotados de combatir contra el panteón de los doce, cuando por fin se entraba en negociación con el panteón divino.

La escena que se proyectaba en los ojos de aquella muñeca logro hacer que mi sangre hirviera, !MALDITOS! exclame mientras descargaba mi impotencia contra la mesa redonda de los doce, ¿porque tenían que atacarnos justo ahora? ¿que se proponían? nosotros éramos una tribu pacifica respecto de las otras tribus, nuestra guerra era con los divinos, ¿porque levantar la mano contra un prójimo?

Ese día me precipite a cancelar las negociaciones y dirigirme al pueblo, esta guerra la habíamos perdido, solo habían sobrevivido algunos Zobal en este despiadado mundo, uno de los mas representativos Maskemane quien custodia las mascaras originales, mi persona y varios que no conocí vagamos en entre tinieblas.

Desesperado ante la crisis Zobal, Sadida se presento ante mi, con una muñeca pacto nuestro servicio, uní mi simiente a ella, lo hice porque era necesario mas no era lo que queríamos, aquello había sido una trampa que tiempo después habría comprendido, ahora adoraríamos al dios de la mascara dentada mas no al nuestro.

Ahora yacemos sin representante en el panteon de los doce adorando al dios de otra tribu, los sobrevivientes nos hemos visto obligados a portar siempre la mascara que guarda nuestro anonimato, poseer una vida tranquila y regresar a las montañas nos ha sido negado, por temor a perder el poder que se nos fue confiado nos esparcimos.

Estamos condenados a usar siempre expresiones ficticias de madera.

Yo por mucho tiempo huí de mis enemigos quienes al saber de mi caía asecharon feroz e incansablemente para encontrarme, ahora que el tiempo ah pasado y mis huellas ah borrado emprendo una nueva lucha en busca de los Dofus originales, enfrentando adversidad y muerte me eh abierto paso en mi camino para conseguir el preciado tesoro y así poder elevarme por encima de todos y una vez estando de pie frente al panteón de los doce poder gritar.

!!!LIBERTAD¡¡¡